Posted in:

JUVENILES: El Lora C.F. perdió casi todas las opciones de ascenso como primero tras la derrota (2-0) en Alcalá del Río

Cuarta Andaluza. Grupo II. Jornada 17ª / 09-Febrero-2019 / Sábado.

ALCALÁ DEL RÍO  2  LORA C.F.  0.

Alcalá del Río.- Francisco Manuel, Garrido, Carbonell, Gabriel, Oscar, Morato, Mauri, Miguel Pérez, David Lorca, David López y De la Vega. Entrenador.- Aaron Aguilar. Suplentes.- José María, Aguilar (ps), Alexander, Padilla, Amaya, Sergio y Alejandro Pérez.

Lora C.F.- Rafa Torres, Jorge Prieto, Funes, Fore, Raúl Torres, Cayetano, Felipe, Álvaro Gómez, Fran Ramírez, Lobo y “Rarra”.

Árbitro.- Muñoz Velazquez (Sevilla). Expulsaba con tarjeta roja al loreño Raúl y amonestaba a Fore y Felipe. Por parte local fueron amonestados Padilla y David López.

Goles.- Min. 07 (1-0) Miguel Pérez. Min. 79 (2-0) Alejandro Pérez.

El entrenador de los juveniles del Lora C.F. José Antonio Brenes Ruano «Negri»

Introducción.- Partido donde se viajó en cuadro por los contratiempos deportivos y extradeportivos que se están dando en estos últimos meses: jugadores lesionados, jugadores en el primer equipo, etc… y se contó nuevamente con tres cadetes para poder salir dignamente al verde en Alcalá del Río. Para rematar, a este equipo que está luchando contra viento y marea, la sanción de 1 punto por incidentes del público y el siguiente partido que será con el At. Algabeño que llega como líder, se disputará a puerta cerrada. “Negri”, entrenador loreño considera que es muy injusto lo que se está haciendo con este grupo de chavales ya que le están arrebatando ahora mismo el trabajo de 7 meses intensos y quitarle un sueño que por ganas trabajar y calidad se merecen.

Crónica del partido.- Una primera parte donde el Lora salió con la consigna de jugar replegado, con sus líneas juntitas y salir rápido a la contra y no dejar al Alcalá a salir con el balón jugado, romperle sus líneas de pases y no dejarlo pensar y el buscar el pase en profundidad a las espaldas de los defensas.

Jugador del juvenil del Alcalá del Río animando a un compañero tras realizar una jugada

Los locales salieron buscando un fútbol vertical y rápido a las espalda de la cobertura del rival y entradas continuas por su banda izquierda que crearon algo de peligro. Fue una primera parte de pocas ocasiones, ellos aprovecharon las que tuvieron y en el minuto 7 un rechace tras un centro por banda izquierda que dio en el poste y le cayó delante a Miguel Pérez que sólo tuvo que empujarla a gol (1-0). El Lora tuvo varias ocasiones pero fueron erradas por sus delanteros. Una primera parte de mucho centro campismo y fútbol directo pero resuelto bien por ambas coberturas y sus porteros. Decir también un primer tiempo donde el árbitro tuvo que haber expulsado al jugador local David López por las reiteradas faltas sin balón pero que no quiso verlas.

   En el segundo tiempo el Lora adelanto sus líneas y presionar más al Alcalá del Río y que no hiciera su juego pero era un querer y no poder. Ellos buscaban el fútbol directo y entradas sucesivas por bandas pero la cobertura del Lora estaba bien asentada y las buenas intervenciones de Rafa Torres . El partido seguía muy abierto el Lora lo intentaba de todas las maneras por banda, juego vertical pero unas veces el portero y otras veces el desacierto de nuestros jugadores y era un querer y no poder.

Jorge Prieto, juvenil del Lora C.F. conduciendo un balón por su banda derecha

   En el minuto 75 el árbitro decanto mucho el partido hacia ellos expulsando con roja directa al central loreño Raúl, algo rigurosa por decir que era el último hombre y en verdad no lo era, lo mismo que ignoro en la primera parte las reiteradas faltas del jugador local David López. aquí no se lo pensó y lo expulsó. En estos 15 minutos finales y con uno menos los de “Negri” echaron un pasito  para adelante con mucho  juego directo para ver si los atacante alcanzaban alguna jugada o rechace y para crear  peligro y en  una contra llegaba el (2-0) conseguido por Alejandro Pérez. Una dolorosa derrota pero hay  que seguir con la cabeza muy alta y seguir trabajando mientras haya un rayo de esperanza o como última opción ser el mejor segundo.