Posted in:

Prevención de enfermedades respiratorias

En la actualidad existe mucha alarma social ante infecciones respiratorias causadas por patógenos víricos que no tienen tratamiento específico, y que están emergiendo en nuestra sociedad en los últimos años (gripe A, coronavirus, etc.); patógenos que por sí mismos causan síntomas respiratorios de mayor o menor gravedad en función de la patología que tenga la persona que los sufre. El mejor tratamiento frente a estas infecciones es la prevención.

Las medidas preventivas de estas infecciones no son especiales o diferentes al de otro tipo de infecciones respiratorias ni precisan del uso de mascarillas por la población general (solo en situaciones especiales o por el personal sanitario que entre en contacto con pacientes infectados).

El conjunto de medidas generales se puede englobar en unos sencillos pasos

  1. Evitar aglomeraciones y espacios cerrados concurridos.
  2. Lavado de manos.
    1. El lavado de manos debe realizarse antes de las comidas, antes de alimentar a los niños o si se les va a dar de mamar; antes y después de preparar la comida, tras usar el retrete o ayudar a limpiarse a un niño o bien después de cambiarle los pañales a un bebé. Después de sonarse los mocos, toser o estornudar sobre las manos, antes o después de estar con una persona enferma. Antes o después de curar una herida, antes de ponerse o quitarse las lentes de contacto. Después de jugar con juguetes que se han compartido con otros niños. Después de tocar a una mascota o tener contacto con sus desperdicios.           
    2. Este lavado de manos se debe realizar con agua templada y jabón. El agua sola no es suficiente para liberarnos de los gérmenes. Es necesario frotar una mano frente a otra durante unos 20 segundos frotando las yemas de los dedos y especialmente el extremo de debajo de las uñas. Posteriormente, aclarar las manos con abundante agua durante unos 10 segundos y secar las manos completamente con una toalla limpia y seca.
  3. Higiene respiratoria y ambiental.
    1. Evitar el contacto con otras personas si se está enfermo.
    2. Al toser o estornudar utilizar pañuelos, preferiblemente desechables, para cubrir la boca y nariz. Toser tapando la boca con el codo.
    3. Mantener una distancia de al menos 1 metro con otras personas.
    4. Los pañuelos utilizados desecharlos en la basura.
    5. No compartir vasos, utensilios para comer, toallas o cepillos de dientes.
    6. Lavarse las manos a menudo con agua y jabón especialmente en determinados momentos: después de toser y estornudar, tras sonarse y tocarse la nariz o la boca, antes y después de cada comida, antes y después de cambiar pañales, etc.
    7. Viviendas aireadas.
    8. Limpieza de superficies (pomos de las puertas, mostradores, teléfonos, teclados, mesas, etc.).
  4. Evitar acudir a los centros sanitarios salvo gravedad o urgencia.

Si seguimos estas pautas de prevención, no solo se disminuyen la transmisión de infecciones respiratorias, sino más del 80% de infecciones infectocontagiosas prevenibles.

Redordad, el mejor tratamiento para cualquier enfermedad comienza con la prevención.